EL ENTE TRANSPARENTE









El proyecto se articuló en Matadero de Madrid a través de su elemento principal El Ente Transparente, que a la vez de ser un lugar público de diálogo, constituye un espacio artístico autónomo.

El Ente Transparente es un dispositivo compuesto de varias piezas audiovisuales, un anfiteatro y una sala oscura.

A través de El Ente Transparente ofrecíamos un lugar que se inscribía en la lógica de una obra autónoma, pero que generaba al mismo tiempo un espacio relacional en el cual los visitantes pueden participar incorporando sus propias experiencias y perspectivas. Tenemos especial interés por generar alternativas y vías de debate sobre las nuevas formas de trabajo para lo que desarrollamos la Posibilidad de realizar Asambleas públicas sobre el trabajo en el anfiteatro de El Ente Transparente.

El Ente Transparente formalmente se materializa en un espacio central de reunión parecido a un anfiteatro rodeado de proyecciones. Las películas que rodean el anfiteatro son fruto del trabajo realizado a partir de entrevistas a personas reales; y de animaciones de cuatro personajes ficticios. Cerrando las gradas del anfiteatro se configura una pequeña habitación donde se coloca una cuarta pantalla, donde aparecen recogidas la documentación de las Asambleas ya realizadas en el Ente Transparente así como una animación que explica el Decálogo conceptual del proyecto. Dentro de la habitación encontramos la pieza de audio Un trabajo para toda la vida realizada a partir de las entrevistas con los miembros de una misma familia sobre el tema con la intención de hacer un muestrario intergeneracional que nos traslade al espacio íntimo.

Las proyecciones que se pueden ver en el Ente son:

Películas de animación de los cuatro personajes que nos acercan a realidades actuales del trabajo El atareado serial, El distraído desenfocado, El provecho infinito y los gemelos Abundancia espontánea y Necesidad programada.

Una película de 30 minutos que se presenta como síntesis y narración a partir de las entrevistas realizadas con 60 personas nos acerca a su relación con el Trabajo y al mismo tiempo nos sirve de diagnóstico contemporáneo sobre sus problemáticas.

El carácter de las películas y las proyecciones de dibujos presentan una lógica crítica que se complementa con el carácter propositivo de los debates y diálogos en las Asambleas.

El Ente Transparente hace alusión metáforicamente a una sustancia gaseosa, que ocupa todo el espacio, pero que difícilmente podemos localizar o separar, un ente, capaz de condicionar de forma muy efectiva nuestras realidades vitales, que nadie sabe que forma tiene, pero por el que todo el mundo se siente condicionado, sino está además estresado y presionado. Trata del concepto de trabajo, más allá de su dimensión remunerada, intentando visibilizar las implicaciones sobre lo identitario y lo afectivo, sobre los procesos de subjetivación, de relación con el otro. Queremos tratar públicamente estos asuntos para poder, a partir de esta identificación, conseguir referencias comunes para futuros posibles.

El Trabajo, es un concepto difícil de definir no sólo debido a nuestra proximidad vital sino también como consecuencia de la actual situación de los valores económicos, éticos o vitales. El Ente Transparente representa también el espíritu de lo extra, de lo excesivo, de lo derrochado de nuestro tiempo. Tienen que ver con la noción de gasto de Bataille, la necesidad programada de beneficio constante del sistema capitalista, con la plusvalía marxista, y con los efectivos dispositivos, también invisibles, propios de las sociedades de control, que desde que fueran enunciados por Deleuze han dado pie a una amplia literatura sobre las formas de poder actual y el desarrollo del concepto de trabajo.

El Ente Transparente cuenta además con un apéndice o espacio abierto de trabajo, en proceso permanente al que llamamos Obrador en el cual se encuentra a disposición del público el Decálogo, una biblioteca y una mediateca.

















TRAILER







 
// play!
// play!
// play!
// play!